jueves, 24 de septiembre de 2015

TILI TILI BOM




*Indispensable escuchar la melodía adjunta mientras se lee.


“Tili tili bom        

Cierra tus ojos ahora

Alguien está caminando fuera de la casa

Y toca a la puerta

Tili tili bom

Los pájaros nocturnos están piando

El está dentro de la casa

Visitando a los que no pueden dormir

El camina

El está viniendo

Se acerca



Tili tili bom

¿Lo escuchas acercándose?

Acechando doblando la esquina

Mirándote justo a ti

Tili tili bom

El silencio de la noche oculta todo

El aparece detrás de ti

Y va a atraparte

El camina

El está viniendo

Se acerca"

En mi cama cierro los ojitos muy apretados, mi mamá dice que si no duermo él vendrá. Dice que me llevará con él, los niños buenos duermen temprano.  Mi mamá de espaldas a mí, cocina en las brasas ardientes. Ella no voltea a verme. Miro alrededor tapándome la carita, mi corazón está apretado, seguro él vendrá porque no puedo dormir. En la ventana una sombra se asoma y pasa presurosa, es él, ya viene por mí. El crujir del piso de madera me hace abrir más los ojos, nadie se da cuenta de su presencia. Me cubro la cabeza. Es invisible para todos, Mi mamá carga a mi hermanito cantándole mientras lo hace dormir. Yo sigo despierta y ella no se da cuenta. Escucho sus pasos cerca de mi camita. A él le gustan los niños que duermen, por eso yo no le gusto. Siento su respiración en mi cara y su mirada no tiene ojos, tiene unos huequitos negros que se fijan en mis ojos abiertos - “Duerme, los niños despiertos van al bosque oscuro a ver los pájaros negros” – me dice sin mover la boca, sus dedos muy largos cubren mis ojitos cerrándomelos, él es negro, todo negro, no tiene pies y su ropa oscura flota en el piso. Siento frío, no quiero dormir, ya no despertaré. Mami no dejes que me lleve, no dejes que me haga dormir. Ya no te veré……no quiero dorm…..


Sus dedos flaquitos toman mi mano y caminamos hacia el bosque, miro hacia atrás, mi cabaña se aleja, puedo ver el humo saliendo por la chimenea, mi mamá aun canta la melodía que sigo escuchando, puedo verla por la ventana con mi hermanito en sus brazos y una niña igualita a mí durmiendo en la cama. Mi mamá se acerca a ella, la sacude, grita.

Nunca dormí.