jueves, 10 de diciembre de 2015

VILLANA

Atrapado en la cueva oscura, me escondo de su máquina infernal.  Ella piensa que  será fácil eliminarme. Vil villana destructiva.  La oscuridad me ayuda pues mis ojos se adaptaron a ella, me escondo en cada rincón de mi pequeño refugio ocultándome de los brazos metálicos que quieren atraparme.

Sólo ella pudo mandar a aquel aparato a destruirme ya que no pudo con el químico que me lanzó hace un par de semanas. Las cuchillas que tiene al extremo cada brazo quieren cortar mi cuerpo, hacerlo pedazos, descuartizarme. Quieren destrozar mi cráneo para que muera cruelmente.

Pero no podrá conmigo, me defenderé hasta no poder más.

Cubro mis ojos y mi cabeza, el brazo metálico pasa muy cerca de mí rozando mi cuerpo, cortando mi piel desnuda, siento un dolor que nunca antes sentí. Me impulso hacia el otro lado del refugio, el aparato me sigue con una pequeña luz que me ciega, sus brazos se cierran sobre mi cuerpo, cortan mi brazo que es arrancado de cuajo. Abro la boca para gritar pero nadie me oye.

Sin entender el por qué de tanto dolor, me encojo en un rincón preguntándome que hice para ser perseguido de ese modo. Las cuchillas me alcanzan, me cortan por pedazos, el dolor es insoportable, arranca mis piernas y al fin agarra mi cuello, el siguiente movimiento será el último que pueda contarles.

Antes de la nada, escucho a lo lejos sus voces:

-     -  "¿Terminó al fin?"

-     - "Si, ya casi. Luego tendrá que descansar un par de días".


-     - "Muchas gracias por eliminar mi "problemita" doctor. Ese niño no tenía cabida en mi vida. Ahora, sin este estorbo, ¡yo   y mi profesión dominaremos el mundo!"