jueves, 1 de septiembre de 2016

BATALLA


EL

Te deseo, como se desea las cosas más puras.
Para adorarte sin herirte, para que mis manos veneren tú beldad.
Para que mis labios en beso sublime me abran las puertas de tu intimidad.
                                                                            
No puedo esperar a posarme en ti, a cubrir tu cuerpo con el mío impropio.
Para hacerte mía en lo más profundo que con mástil firme entrará en tu vientre, buscando el tesoro que busco furioso con cada embestida que pidas que entre.

Y verte caer en brazos de Eros y que con gemidos llenes esa boca que saca malsana mi febril lujuria, escuchando en ella quejidos que arranco antes de colmarte de fluido blanco.

ELLA

Ven guerrero mío aquí entre mis brazos, tu pecho tan fuerte mi lengua abrasada, probará el sudor debajo de ella con cada caricia que te da mojada.

Pósate en mi cuerpo, conquista mis cimas, con tu boca ávida arrasa con ellas y entre mis muslos domina mis bríos, con tus labios húmedos pósate en los míos.

Toma lo que es tuyo sin contemplaciones, poséeme entera sin piedad de mí. Y haz que llegue al cielo por medio del cetro que domina infiernos hundiéndolo en mí.