lunes, 3 de octubre de 2016

LA CELDA ALIÑADA: CARPACCIO VATICANO


INGREDIENTES

Carne de cura (filete, preferentemente pedófilo y perdonado por la justicia del hombre)
Limones
Alcaparras
1 cebolla
Hierbabuena
Sal y pimienta
Aceite de oliva

PREPARACIÓN

Luego de esperar a que pase el efecto del somnífero en el cura e ir despertándolo, introducirlo en una bolsa grande de plástico con la cabeza hacia afuera para que pueda respirar y la carne se conserve tierna. Con un martillo de moler carne comenzar a golpear el cuerpo en las partes más blandas, romper articulaciones y, en lo posible, huesos. La bolsa retendrá la sangre que se usará luego para hacer la salsa de acompañamiento.

Disfrute usted de la cocina oyendo los alaridos del potaje, los cuales denotan la buena táctica de golpeo que estamos utilizando. Mientras la presa se recupera y acompañados de sus llantos, afile el cuchillo de hoja más fina que tenga, hasta que quede brillante.

Sacándolo de la bolsa, coloque al cura en la mesa de trabajo, no haga caso a sus gritos y llantos, este paso necesita concentración. Ajuste bien las correas de muñecas y tobillos para impedir la movilidad y los cortes sean perfectos.

Comience a filetear el cuerpo del cura, rebanando láminas delgadas y pequeñas. Empiece por las partes más ablandadas, amoratadas y sanguinolentas. Recuerde cortar en partes no mortales para conservar la vida el mayor tiempo posible. Vaya despellejando con cortes pequeños y precisos en pecho, estomago, piernas, brazos y el resto del cuerpo dejándolo en carne viva sin dejar que la presa pierda el conocimiento. En caso esto pase, rociar con jugo de limón, con esto, despertará rápidamente y, al mismo tiempo, ablandará la carne de la víctima.

Cortar la cebolla en dos y sobar con estas el cuerpo para conservar para próximos cortes. Colocar los pedazos de carne sobre un plato y agregar la hierbabuena y las alcaparras para decorar.

Aparte en una sartén con el aceite bien caliente, echar la sangre que quedó en la bolsa y la que se pueda recuperar de la mesa de trabajo, agregar el aceite de oliva y dejar reducir hasta que espese. Con una cuchara ir agregando esta salsa sobre la carne y disfrute de este platillo viendo y escuchando a la presa, agonizante, morir lentamente.

¡Buen provecho!