miércoles, 12 de octubre de 2016

VAMPIMICROS

Buscando hoy entre viejos archivos, encontré estos tres micros, los cuales había dejado olvidados. Son de los primeros que escribí y para resarcirme con ellos, decidí publicarlos. 

HAMBRE

El cabello caía en su rostro del cual se veía solo la mitad, sentado con la cara entre las rodillas sentía la lluvia caer como pequeñas gotas heladas que penetraban en su piel pálida. Cerraba los ojos para mirar dentro de su cabeza a ver si podía entender todos los sentimientos que se arremolinaban en ella. Odio, nostalgia, tristeza, desesperación, tal vez una pizca de alegría? No alegría no, el no conocía eso, solo conocía el eco en sus pensamientos cuando quería imaginarse esa sensación, cuando trataba de adivinar como se sentían esos seres sonrientes que veía por doquier. La única sensación placentera que podía experimentar su cuerpo y que más se acercaba a esa alegría tan deseada por él, era el salvaje placer de matar, la sutil sensación de calor en su cuerpo aunque sea momentánea, el estremecer de sus venas vacías cuando eran llenadas por la sangre tibia, espesa, que se abría paso por sus cavidades secas, el estremecimiento de su cuerpo al sentir entre sus brazos como iba cayendo al suelo el ser ya sin vida que había respirado, llorado y suplicado minutos antes. --Sangre!---su lengua lamió sus labios en un espasmo involuntario, sintió el sabor al hierro y a muerte del rojo fluido. Abrió los ojos encendidos en deseos de muerte, se puso de pie apoyándose en el muro que lo sostenía, sacudió sus ropas, levanto el cuello de su raído traje, echose a andar en busca de la placentera sensación……………


CAZADOR NOCTURNO

Cazador nocturno caminando entre las sombras, acechando, escuchando, atento a su paso suave. 
El velo vuela por el viento, escapando de su cabello de ébano. Quizás me ayuda algún demonio, pues de un Dios no soy merecedor. Se acerca tras la seda que escapa acercándose a mi repugnante cuerpo. Ya la veo, está ahí, frente a mí. Me acurruco tras la piedra que sirvió de suave lecho para furtivos besos, para noches perpetuas, para extasiados cuerpos. Rencor no correspondido.
Un poco más, dos pasos, uno. Siento el latir de sus venas, el corazón que bombea mi vital ilusión. Sólo mirarla sacia mi sed. Desde mi oscuro lugar aspiro, olfateo, su olor llega a mí.
El jazmín de la noche me envuelve torturándome. Recordándome mi condena incomprensible.
La dejo pasar viendo el borde de su vestido blanco flotar tras sus pasos, mi dama, mi niña, mi criatura nocturna que quedó en orfandad obligada.
Sentado nuevamente, abrazo mis rodillas, aúllo lastimero el castigo que no entiendo. Animal soberbio me gritan sin saber, el soberbio no aúlla su desgracia, el soberbio no siente.
No tengo linda prosa para expresar sentimientos, sólo un papel en blanco que calla lo que siento.


QUIMERAS

Cementerio Presbítero Maestro - Lima, Perú
Diabólicas quimeras que adivinan nuestros sueños ¿me maldecirás una vez más con su ausencia? - se preguntaba la sanguinaria criatura arrastrando la mitad del cuerpo de su víctima sobre su hombro mientras los intestinos se arrastraban por el piso.
Se quedó sentado en la esquina de un pabellón de nichos del cementerio, chupaba los huesos que aún contenían algo de vital líquido.
La aurora con su odiosa luz rosada comenzó a abrazar el cielo. La oscuridad, su lóbrego hogar, se retiraba al tiempo que él se escondía en alguna tumba vacía.
Su olor llegó a sus secas fosas nasales. El olor de quien lo abandonó regresaba a él. Jazmín y canela apestaban el camino al escondite del resentido ser.
A través de la entrada del pequeño nicho donde se escondía, vio el tul de su vaporoso vestido pasar. La luz le impedía salir a buscarla. Estiró su brazo, el cual el sol quemó, tocando la tela con la punta de los dedos. Se recogió nuevamente en su tumba, una voz llegó suave a sus oídos. Levantó los ojos muertos y la vio, sus ojos de luna seguían brillando.